domingo, 1 de junio de 2008

UN CASO COMUN, NADA ESPECIAL

LECTURA. GOODMAN, Paul (1985) "Un caso común, nada especial", Olac Fuentes Molinar (comp.) Crítica a la escuela. El reformismo radical en Estados Unidos, México. SEP/ El Caballito, pp.83-88

ACTIVIDADES.
Después de la lectura del tema y la dinámica de clase realizar análisis desde las cuestiones que se plantean.

Respecto al alumno que describe Paul Goodman, es un buen estudiante, pero su aprendizaje carece de vitalidad, de relación con la realidad que él vive y la que probablemente vivirá en el futuro. Ese estudiante, ¿representa un caso que también existe entre los alumnos de la escuela normal?, ¿Qué habría que hacer para recuperar la relación entre la formación y la motivación de la práctica real?

Anotar tu comentario en el blog y realizar otro comentario al comentario de otro compañero

39 comentarios:

Anónimo dijo...

“La vida de los niños” relata la historia de José un niño puertorriqueño viviendo en los Estados Unidos, el cual tiene varios problemas de aprendizaje.
La lectura demuestra que los problemas no necesariamente son problemas, sino consecuencia de diversas causas. Por ende los maestros debemos ser capaces de analizar y reflexionar las conductas de los niños sobre todo las de aquellos niños que juzgamos como problemas de aprendizaje.
Y es que es muy común, incluso nosotros como docentes en formación, decir a la ligera que ciertos niños tienen problemas de aprendizaje: no saben leer, no saben escribir, no saben sumar; y realmente creo que en primer lugar no tenemos todos los elementos para hacer semejantes acusaciones y en segundo no hacemos un análisis detallado para descubrir cuales son sus causas o las consecuencias de las actitudes de los niños; es decir, no realizamos lo que el maestro de la lectura hizo con José, y es que es muy importante de donde se deriva el problema o cuál es el problema que deriva a la situación, para que podamos tomar las decisiones adecuadas para poder ayudar a solucionar eso que impide que el niño se desarrolle de forma integra y armoniosa dentro de la escuela.
Como ya mencioné antes creo que a los maestros nos hace falta aspectos muy importantes en nuestra formación, es decir, un maestro debe saber sobre psicología y desarrollo infantil, pedagogía, sociología, etc. (ciencias de la educación) para poder saber exactamente lo que le pasa a un alumno, por qué le pasa y cómo ayudarlo, y no andar con suposiciones que en su mayor parte solo perjudican la integridad del alumno.
LILIANA AGUILAR RAMÍREZ

Anónimo dijo...

profra.. este comentario no iba aquí pidó una disculpa y que se retiré esta entrada ya q puede confundir a mis compañeros..

LILIANA AGUILAR RAMIREZ

N dijo...

Lo que con frecuencia encontramos dentro de las escuelas, es la transmisión y memorización de conocimientos. Conocimientos que no se apegan a la cotidianeidad de los alumnos y por ende no los logran comprender. Lo que hacen los alumnos en la escuela es recibir toda la información, no la procesan y únicamente se limitan a realizar cada actividad que se les indica, aprenden sin aprender y estudian sin estudiar. Los estudiantes desconocen el objetivo de acudir a la escuela.

Comentario sobre “Un caso común, nada especial” Tomado de Compulsory Miseducation, Paul Goodman, Horizon Press, 1ra edición, 1962.

Norma dijo...

el comentario anterior (n) es mio.
Norma A. N. L.

Anónimo dijo...

Mientras leía esta lectura, me iba imaginando en la normal, y es que poco después de que inició el primer semestre y hasta estos momentos siento estar en una primaria grandota, he vivido desilusionada por el nivel académico, de responsabilidad y visión de futuro que alumnos, maestros, directivos, etc., demuestran tener. Al igual que el alumno de la lectura imagine, una atmósfera liberadora, coherente con sus principios establecidos, con maestros entregados, conocedores de su campo, sentí que la normal sería como en la UNAM (por mi experiencia en ella), pero e poco tiempo me di cuenta que los profesores se preocupaban más por su investigaciones, publicaciones, el seguir tomando cursos, etc., que por enseñarnos algo que realmente nos fuese útil, muchos de ellos se limpian las manos repitiéndonos: el alumno aprende con el maestro, sin el maestro y a pesar del maestro; frase que muy a mi parecer muestra mediocridad, porqué si fuese así no existirían las escuelas y no nos aprenderíamos el tan amado discurso de los maestros normalistas acerca de lo que una buena escuela y maestros deben hacer.
Los alumnos somos mañosos, sabemos como pasar como alumnos brillantes (no niego la existencia de ellos), el chico de la lectura aprendía de memoria respuestas que le ayudarán a resolver con excelencia los exámenes, a nadie le importaba que las olvidara después; en la normal pasa algo similar hay alumnos que son brillantes acosta de saber que discurso usar dependiendo del maestro, a aplaudir todo lo que diga o haga aunque no se esté de acuerdo, a no omitir opiniones por miedo o por conveniencia, o bien a aprenderse todo lo que se le dice sin tomarse el tiempo a reflexionarlo, analizarlo, criticarlo o argumentarlo, y a ningún maestro le interesa por que esta ocupado en cosas de real interés para él.
La forma más efectiva de recuperar la relación entre la formación y la motivación de la práctica real, es proporcionando a los alumnos aprendizajes que realmente sean necesarios y les ayude en las jornadas de práctica, para que no se enfrenten con frustraciones o con situaciones en donde no sepan que hacer por falta de información; contratando maestros con experiencia, es decir, que hayan vivenciado el trabajar en una escuela primaria; hacer un cambio en la organización del currículo, tomar en cuenta al alumno en dichas decisiones, porque somos nosotros los que vivimos los pros y contras de la BENM.
Lo más importante es tener un sistema de selección, que no seleccione únicamente a las personas por su nivel intelectual, sino por su nivel de vocación, ya que sin ésta no se puede hacer mucho. Los alumnos deben tener disposición y “sacrificar” muchos hábitos para poder mejorar y su vocación será la mejor motivación. Una escuela que piense en ellos, que actué por ellos y la motivación serían una unión capaz de rendir increíbles frutos.

LILIANA AGUILAR RAMÍREZ

JOANA LUZ BECERRIL RAMIREZ dijo...

La mayor parte de niños que asisten a la escuela piensan que van a aprender en la escuela para la escuela, que la tarea es para la escuela, para el maestro, más no ven en su entorno social fuera de la escuela, una utilidad de lo que aprenden.

Y así desde el inicio de nuestra formación aprendemos a decir lo que el maestro quiere escuchar a cumplir con lo que el quiere, sin cuestionar el por qué, para qué o simplemente expresar nuestro punto de vista, por miedo a las represalias que esto pueda traer ante una evaluación numérica. Lo que me deja pensando es que esto lo encontramos en todos los niveles de educación, en todas las escuelas en menor o mayor grado pero existe.

elsybreth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Un caso común, nada especial

Esta lectura me dejo pensando en varias cosas ya que efectivamente esta situación de alumnos brillantes que sólo se aprenden las cosas para el examen y después las olvidan abundan.
Pero esto no es culpa de los alumnos sino del sistema educativo y de los maestros ya que el niño es lo suficientemente inteligente para darse cuenta que al decir y hacer lo que el maestro quiere va a recibir un número satisfactorio que aunque no es suficiente para saber que el niño aprendió y todavía más que lo va aplicar en su vida, le traerá premios o reconocimientos por parte de la escuela y de sus padres.

El maestro contribuye a esto ya que no conflictúa al niño, no promueve el razonamiento no busca que el niño lo interrogue ya que resulta más fácil dar un concepto, que provocar que el niño lo deduzca con una serie de preguntas que tal vez no pueda contestar.

La escuela poco a poco elimina esas curiosidades que el niño manifiesta cuando es pequeño, limita la imaginación y no promueve la observación y el razonamiento que resulta tan importante.
Desgraciadamente esto sucede en mayor o menor proporción en todos los niveles educativos y en la BENM no es la excepción, es triste darse cuenta que el interés de los maestros sea una farsa al igual que el aprendizaje por parte de los alumnos.

Parte de estas deficiencias se las atribuyo a que algunos de los profesores que nos imparten clase no cuentan con el nivel académico que se requiere par formar alumnos críticos y reflexivos.

Carmen Mota Lira

Anónimo dijo...

Comentario de Carmen con respecto al de mi compañera Elsy.

Ella dice en la última parte de su comentario que "Un alumno brillante no es necesariamente aquél que busca ser reconocido por los demás, sino aquél que quiere superarse asímismo, ya que su principal recompensa es la satisfacción personal (No ocupa a las demás personas para conseguir lo que quiere)"
En esto yo difiero un poco ya que un alumno brillante es reconocido por los demás aunque no lo busque, por tanto el hecho de que el no busque ser reconocido por los demás no lo hace más o menos brillante.
Yo creo que más bien el problema radica en que en la escuela se tiene el concepto de que el alumno brillante es aquel que obedece al maestro, el que cumple con trabajos,tareas y contesta acertadamente exámenes que no nos dicen realmente los conocimientos y habilidades que un alumno pudo adquirir en un determinado tiempo.

Sin embatgo cuando se dice que un alumno se preocupa más por aprender que por quedar bien entonces si habla por lo menos de una persona honesta con sigo misma, pero no por eso no necesita de las demás personas, yo creo que más bien no requiere del reconocimiento de los demás para seguir adelante.
Por algo dicen que todos necesitamos de todos.

Desgraciadamente ese número del que tanto se habla y por el que son reconocidos es tomado en cuenta y trae varias ventajas o desventajas según sea el caso, no siempre el sentirse bien con uno mismo sirve y lo vemos a ver en pocos días con la elección de asesor y escuela por escalafón.

elsybreth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elsybreth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Carlos dijo...

"Un caso común, nada especial"

Este documento nos debe de hacer conciencia ya que nos damos cuenta que en la sociedad en la que vivimos ya que los padres mandan a la escuela a sus hijos para tenerlos ocupados los niños internalizan esta idea por lo tanto no le dan utilidad a los aprendizajes obtenidos.

Como futuros docentes, la idea de hacer alumnos debe de ser factible no que solo este en los requerimientos, ya que somos testigos de que no hay mas que sistematización, una sola respuesta para cada pregunta, no se aceptan cuestionamientos de reflexión y en lo personal hay varios factores, pero principalmente el maestro no esta preparado para responder a un alumno critico y en segunda un alumno no es cuestionador por que lo realmente importante es el número y trata de mantenerse al margen para obtener un resultado aprobatorio.

Cecilia Lara dijo...

Un caso común, nada especial
Sin duda una lectura interesante con la que me identifiqué, pues desde el nivel medio superior siento que es donde empecé a crear un criterio reflexivo sobre los contenidos que se enseñaban y aunque en el último año llevaba materias de cálculo, química, filosofía, planeación, orientación, institución escolar, etc., fueron las primeras asignaturas las que más me gustaron aunque no entendía (y sigo sin entender) el para qué o el dónde se aplican sobre todo el cálculo, aún así son aquellas que me satisfacían más pues realmente me involucraba con su resolución y me comprometía con la asignatura, al contrario de las demás, las cuales tienen que ver con la carrera, pero en ese entonces las veía como algo ajenas a mí y pensaba que más adelante al ingresar a la Universidad las reiteraría, por ello que tuviera tantas expectativas sobre la carrera, las cuales se han ido llenando y satisfaciendo, pero la Institución es la que se encarga de esta lucha constante en mi interior entre la apatía y la sobre vivencia de ahí que en mi muy personal caso sea una estudiante que carezca de vitalidad y piense e imagine a futuro sobre otras opciones educativas relacionadas con el campo en otras instituciones.

Anónimo dijo...

"Un caso comun, nada especial"

Esta lectura aborda una problemática que a mi parecer es muy cotidiana en la vida escolar de los alumnos, ya que por lo regular no encontramos la utilidad de los aprendizajes que se obtienen dentro de la escuela para la vida fuera de ella, provocando que busquemos tener notas altas sin importar a lo mejor que hayamos adquirido el conocimiento unicamente para pasar algun examen, y que posteriormente ese conocimiento se olvide, creo que se deben buscar diversas estrategias que permitan trasladar ese conocimiento a la vida cotidiana del niño, es decir acercarlo a su realidad, comprometiéndonos con nuestra labor como docentes.

JESSICA PEREZ RESÉNDIZ

Anónimo dijo...

Comentario acerca del comentario de mi compañera Elsybreth.

Me parece muy acertado el comentario de mi compañera ya que muchas veces no es culpa del alumno que no encuentre la utilidad para su vida cotidiana, es más bien el sistema al que estamos expuestos, pienso que como futuros docentes debemos plantearnos esta situación como reto para lograr traspolar el conocimiento.

JESSICA PEREZ RESÉNDIZ

Cecilia Lara dijo...

Comentario de mi compañero Juan Carlos
Considero que mi compañero tiene algo de razón en decir que los padres mandan a sus hijos a la escuela para tenerlos ocupados y que por ende ellos crean que lo ven ahi no es importante, pero considero que el papel del maestro es importante, pues el también puede lograr que los padres cambien de opinión y mejorar la relación entre ellos pero sobre todo que los niños no se sientan como una carga y que sientan que de lo que vean dependerá su futuro, pues bien hemos visto que un buen o malo maestro puede afectar en la vida del niño tanto para bien o para mal.

Anónimo dijo...

COMENTARIO ACERCA DEL DE CARMEN

Mi compañera Carmen tiene mucha razón al decir que maestros y alumnos de la BENM están inmersos en una farsa, los maestros por que no tienen el nivel académico y las experiencias necesarias y el alumno por no exigir una educación de calidad, ya que prefiere pasar fácilmente que esforzarse por lo que quiere –ser un buen maestro-.
Me hubiese gustado que mi compañera aportara sus ideas acerca de cómo solucionar este problema que aqueja y degrada a la BENM y a la carrera de maestro.

LILIANA AGUILAR RAMÍREZ

Anónimo dijo...

LECTURA. GOODMAN, Paul (1985) "Un caso común, nada especial", Olac Fuentes Molinar (comp.) Crítica a la escuela. El reformismo radical en Estados Unidos, México. SEP/ El Caballito, pp.83-88

Respecto al alumno que describe Paul Goodman, es un buen estudiante, pero su aprendizaje carece de vitalidad, de relación con la realidad que él vive y la que probablemente vivirá en el futuro.

Ese estudiante:

1.- ¿representa un caso que también existe entre los alumnos de la escuela normal?

Efectivamente, considero que la mayoría de los alumnos de la BENM a pesar de ser adultos con ciertas responsabilidades en cuanto a su formación como docentes carecen de un compromiso con su mismo trabajo y es que de alguna manera siempre y en todo momento requieren de la motivación profesional y experimentada de sus maestros de clases, y si bien éstos en muchas ocasiones no les brindan ese apoyo a los alumnos ellos tienden a convertirse en personas que no hacen nada porque no reciben nada a cambio. Situación que obviamente no es correcta pero que desgraciadamente por la educación anterior a la que fueron sometidos, ahora es una costumbre y una necesidad hacer las cosas para obtener alguna recompensa.

2.- ¿Qué habría que hacer para recuperar la relación entre la formación y la motivación de la práctica real?

Me parece que este trabajo depende tanto del maestro como del alumno y sobre todo de la comunicación que exista entre ellos para establecer las formas de trabajo durante los cursos marcados. Se necesita como primer punto el compromiso con lo que se hace para lograr los cometidos que se plantean y de alguna manera se necesita también que los profesores sean capaces de poner en práctica nuevas ideas respecto al trabajo en el aula para que resulten atractivas para los alumnos y así se pueda trabajar de una manera agradable y provechosa.


COMENTARIO

Integrantes:

Avilés Fructuoso Jorge Luís
Hernández Guerrero Pamela Alejandra
Martínez Barrón María Guadalupe
Ocampo Fernández Juan Pablo
Pérez Resendiz Jessica

Un caso común nada especial

Consideramos que como todo estudiante de cualquier nivel necesitamos el apoyo incondicional de un profesor capaz de comprender y ayudar a buscar una solución a nuestras inquietudes debido a que ellos son personas con experiencia y de alguna manera con más conocimientos que nosotros. Estamos totalmente de acuerdo con el hecho de que muchos de nosotros como estudiantes no estamos del todo comprometidos con nuestros trabajos escolares y que si bien se nos enseña poco o mucho dentro de las aulas, sólo lo tomamos por un corto tiempo mientras no se nos olvide puesto que desde pequeños hemos estado acostumbrados a memorizar todo tipo de información sin antes hacerla parte importante de nuestras actividades cotidianas, lo que provoca un cierto estancamiento en nuestro proceso de formación.

Por:Martínez Barrón María Guadalupe

Anónimo dijo...

Comentario del análñisis de Jessica

Me parece que Jessica tiene toda la razón en su escrito debido a que hace algunos años y hasta la fecha he sufrido ese padecimiento escolar que si bien es importante memorizar algunas cosas para entenderlas existen otras tantas que de ninguna manera pueden ser tomadas de esa manera puesto que con el tiempo de olvidan y con mayor razón si jamás desde que se memorizaron se llevaron a la práctica en la vida diaria.Rescatando otro de los comentarios, es muy cierto que existen variadas asignaturas o bien contenidos que nada tienen que ver con nuestras actividades cotidianas pero que aún así considero importante que se enseñen para tener un conocimiento más amplio que el necesario para adaptarnos a la sociedad.
Por: Martínez Barrón María Guadalupe

Anónimo dijo...

Un caso común nada especial.
La enseñanza ha consistido en escuchar a ciertos adultos y en escuchar sus tareas. El estudiante ha vivido así la enseñanza desde pequeño. Sus emociones han sido limitadas por el sistema escolar, ha aprendido a restringirlas, además a tenido muy poca experiencia acerca de su sociedad y esto le acota sus posibilidades, además, cuando su paso por la escuela no es significativo, su relación con ella se vuelve pedante y estéril, sin relación con el mundo real

Gracias.
sss. Juan Pablo Ocampo Fernández.

Chio. dijo...

Un caso común, nada especial.

La lectura nos hace referencia a un niño excelente escolarmente hablando, tiene buenas calificaciones y en general un buen promedio, él, es lo que cualquier maestro pudiera definir como un buen alumno.
Sin embargo, su pensar y existencia no la vincula con sus problemas diarios, no le encuentra sentido a lo visto en clases y en realidad no parece impórtale, debido a que sus notas son buenas.
Creo que muchas veces, más común de lo que imaginamos, es el caso de los alumnos en cualquier escuela, ¿por qué? Me parece que a los maestros solo nos importa que los alumnos aprueben, si reflexionan o entienden no es lo verdaderamente importante, estamos tan acostumbrados a realizar en mínimo esfuerzo para subsistir, que nos volvemos intolerantes e indolentes ante los problemas sociales, y la mejora en general, no tenemos un criterio fundamentado en el análisis para logra objetivos, y eso, lo trasmitimos y enseñamos en las escuelas y a los alumnos que damos clase. La lectura me agrado e incluso me identifique con mi vida escolar, y tristemente me atrevo a pensar que mi historial educativo y formación docente se encuentran basados en este tipo de casos comunes y nada, para nada especiales.

Rocío Rodríguez Ortega.

Anónimo dijo...

Opinión de Pablo sobre el comentario de Juan C. Tinoco.

El maestro debe estar a la altura de las circunstancias. J.Carlos dice: "el maestro no esta preparado para responder a un alumno crítico."
Estoy de acuerdo porque los maestros deben siempre mostrar dominio del tema. Además, un maestro que conoce bien los temas, puede aportar información diferente y actualizada que complemente los contenidos de la currícula y, lo más inmportante, preparará mejor al alumno.

Gracias.
SSS Juan Pablo Ocampo Fernández.

JOANA LUZ BECERRRIL RAMIREZ dijo...

Comentario sobre el de PABLO

Me parece de gran importancia lo que mi compañero menciona acerca de la restricción a la que la escuela acostumbra al niño, ya que debido a esto los niños no pueden mirar mas allá sólo se apegan a lo que diga o pida el maestro, evitando así que se tenga una motivación en el niño que le permita alcanzar un aprendizaje significativo.

Juan Carlos dijo...

Comentario a la reflexión de Jessica.

Estoy totalmente de acuerdo con mi compañera Jessica, ya que es una realidad el alumno no ve aplicación de los conocimientos q }ue adquiere en la escuela primaria, por ende las evaluaciones se basan en conociemientos, la propuesta de Jessica es muy buena el trasladar el conocimiento de forma objetiva hacia la vida cotidiana.

Araceli Manzano dijo...

Es muy interesante que no sólo este texto, sino todos los leídos de la antología Crítica a la escuela. El reformismo radical en Estados Unidos, resulten tan actuales a pesar de haber sido escritos a finales de la década de los sesenta. Más aún: es impresionante que los fenómenos educativos que abordan sean, simplemente, tan universales. En otras palabras, cualquier persona que los lea puede identificar de inmediato nuestra realidad educativa.
En lo referente al texto que se trata en este apartado, encontramos que la sociedad norteamericana tenía en ese entonces (ignoro si continua sucediendo en la actualidad) dos características negativas en cuanto a su educación. La primera es la permanencia de un sistema educativo caduco, que si bien resultó humanizador y libertario en otros tiempos, es ahora un perpetuador de esquemas viciosos en los que se deshumaniza a los alumnos porque ya no cumple con las necesidades sociales “actuales”. La segunda es que los jóvenes se encuentran marginados del sistema al que pertenecen porque sus intereses no le importan a éste. Según Goodman, la razón de toda la decadencia de su sociedad radica en un sistema educativo que actualmente sólo obedece a generar la satisfacción de sus intereses materiales.
¿Qué reflexión tengo de lo leído? Que, en primera, la visión tan fatalista del autor debe tener buenos argumentos que le sustenten, pero a mí parecer es demasiado oscura. Me parece que para denunciar los problemas tanto educativos como sociales de un sistema determinado también es necesario hablar de lo bueno. De otra manera sólo se obtiene una visión parcializada de la realidad. Sin embargo, coincido en que el sistema educativo es, la mayoría de las veces, una máquina deshumanizadora, ya que no le importa que las personas consigan la plenitud, sino sólo que “sirvan para algo”. Como ya lo dije al principio, la realidad educativa aquí reflejada también es, en muchos sentidos, la nuestra. ¿Qué estamos dispuestos a hacer para cambiarlo? Cada quien deberá generar una respuesta.

Araceli Manzano dijo...

Pues bien, Normita tiene razón. Pero más allá de la memorización a la que ella hace referencia, el texto nos hace ver la realidad de los sistemas educativos que pierden vigencia y se mantienen porque responden a otros intereses, como el de crear individuos inconcientes que sólo sirvan para producir. Lo que debe preocuparnos del texto es, por así decirlo, hasta que punto contribuimos nosotros para que el sistema siga operando sin obstaculos y en perjuicio de los individuos.

Anónimo dijo...

HERNÁNDEZ GUERRERO PAMELA ALEJANDRA.

En le caso de la escuela normal los alumnos ya están condicionados a asistir solo para pasar lista ya que los conocimientos por lo regular son nulos los profesores se dedican más a lo anecdótico que a los sustancial de una clase.
El maestro debe motivar al alumno dejándolo investigar que busque respuestas que lo deje problematizado que las clases no sean solo verbales.

Jorge Luis dijo...

Es muy común encontrarnos con situaciones como las que atravesaba el protagonista de la lectura; en nuestras escuelas, hay muchos colegas fuertemente arraigados al vicio de la metodología tradicional promoviendo sin cesar aprendizajes memorísticos, reprimiendo conductas que ellos consideran como no adecuadas, maltratos físicos y verbales, entre otros, sin embargo, me pregunto por qué satanizar rígidamente a lo tradicional cuando vemos que muchos pregonan por los nuevos métodos y los resultados de esta inclinación han sido carencia un conocimiento sólido en los estudiantes, muchos maestros de dicen ser constructivistas pero muchos desconocen sus fundamentos y por lo tanto dejan a su suerte a los estudiantes en la construcción de sus conocimientos, carencia de valores, deterioro de la sociedad… esto sólo es el resultado de lo académico pero lo verdaderamente triste es cuando vislumbramos los resultados que se han generado en los factores económicos, políticos, culturales, sociales, etc.

Jorge Luis dijo...

Comentario de JORGE con respecto al de CARMEN

Coincido con el punto de vista que expresa Carmen, ya que efectivamente hay alumnos brillantes que sólo se aprenden las cosas para el examen y después las olvidan abundan, y esto en gran medida no es culpa de ellos sino de las autoridades que orientan las políticas del sistema educativo pero la responsabilidad no se agota aquí, sino que también la culpa es de nosotros por permitirnos seguir justificando nuestra falta de vocación al hecharles la culpa a las autoridades que orientan el proceso.

Anónimo dijo...

HERNÁNDEZ GUERRERO PAMELA ALEJANDRA
ESTOY DE ACUERDO EN EL COMENTARIO DE MI COMPAÑERO JUAN CARLOS EN MIS PRÁCTICAS ANTERIORES ME HE ENCONTRADO CON MAESTROS QUE ESTÁN ENAMORADOS DE LOS MÉTODOS TRADICIONALISTAS YA QUE ESTOS SON MÁS FÁCILES, LE TIENEN MIEDO A ENCONTRARSE CON ALUMNOS CRÍTICOS, ANALÍTICOS Y REFLEXIVOS AUQUE ESTE SEA EL PROPÓSITO DE LA EDUCACIÓN BÁSICA
EL PRINCIPAL RETO QUE TENEMOS NOSOTROS COMO FUTUROS DOCENTES ES NO PERMITIR QUE EL TRADICIONALISMO NOS ABSORBA

Anónimo dijo...

En esta lectrua se analisa la vida academica de un joven en el que esta presente el solo prosesar certificados academicos y en donde los programas de estudio son muy alejados de lo que sucede en la sociedad lo que provoca una gran desilucion aun que al inicio de un nuevo nivel cree que todo sera diferente, pero siempre es lo mismo (horas,examenes,creditos,grados).

Aunque tambien se habla de la postura que suelen tener los maestros, el tratar de aplicar alguna nueva tecnica para mejorar su curso y en otros casos se preocupa por su propia investigacion dejando a un lado el aprendizaje de los alumnos.

Esta loectura la relaciono con la experiencia que mucha veces hee tenido en la BENM, pues al inicio de mi formacion esperaba tener maestros real mente preocupados por el avance y el aprendizaje de los alumnos pero desafortunada mente la mayoria de los maestros son tradicionalistas preocupados por su formacion


ALEJANDRA GARCIA ALTAMIRANO

Anónimo dijo...

Cometario de ALEJANDRA GARCIA ALTAMIRANO al comentario de mi compañera jessica perez

como lo mencione enj mi comentario coinsido con mi compañera ya que en la escuela se esta formando alumnos sin conosimientos significativos, es decir se estan preparando alumnos aptos para memorizar contenidos y se esta dejando0 de lado la inportancia que tienen los valores y el buen actuar enh la sociedad, lo que significa que todos los docentes tenemos un reto teniendo en cuenta que los alumnos son seres con pensamientos y sentimientos .

Anónimo dijo...

definitivamente es una lectura que no es nada ajena a nuestra realidad por que la educacion no se ve como algo funcional en la vida, todos los niños se preguntan: ¿para que debo aprenderme las capitales si nunca las voy a usar? ¿de que me va a servir algo tan dificil como la raiz cuadrada? es frustante saber que solo etas en un lugar perdiendo el tiempo sabiendo que afuera es un lugar diferente que te exige otras cosas. debemos siempre preguntarno:¿para que lo voy a enseñar? ¿de que les va a servir?. leslie

Anónimo dijo...

lo que dice jess es algo tan comun, por que hacemos las cosas de manera mecanica todo por obtener aquel numero que a final de cuentas no dice nada en la practica, pero que en nuestro futuro cercano es lo unico que nos interesa por que si ese numero es bajo, no estamos dentro de un sistema selectivo que en buena parte dirigira el iniio de nuestra carrera. leslie

Catherine dijo...

La falta de vocación en los maestros, ha generado carencia persuasiva para el logro de los objetivos educativos que se buscan.
La inadecuada evaluación de los maestros ( coomo se evaluará la vocación como tal?), y la falta de dominio de las herramientas tecnológicas, hacen que el alumno no se sientra atraido por la escuela.

¿Qué es la escuela? ¿Qué queremos de nestros futuros adultos mexicanos?
Yo quiero que no sean pranganas, que sean ountuales, honestos, que tengan valores, que sepan tomar decisiones y luchen por ellas, busc que discriminen la información relevante de la general, que sepan hacer operaciones básicas con la cabeza y sin calculadora, que lean y escriban bien sus propias historias no las de nosotros.

Y para eso debemos de predicar con el ejemplo

Anónimo dijo...

ola

Anónimo dijo...

stan shi2 to2 los comentarios xk ablan de 1 gran realidad y tienen muxa razón en k los maestros pretenden llenarnos la cabza de conceptos y cuando keremos opinar tenemos k decir puras babosadas y ablar bien de ellos para k nos pongan 1 buena klificaxion y nunk reconocen sus errores... además como se atrebn a dejarte de tarea leer este documento si no les puedes decir a la cara k se escribio especialmente para k se den cuenta de su frakso kmo maestrillas. asi k agradesko ste espacio para desahogarme p.d salu2 a mi linda maestrilla k "lo sabe todo" de la escuela normal de .... mejhor no lo digo kpaz me baja klifikxion jojo

Anónimo dijo...

aaa graxias a los comentarios me serviran para tener mas argumentos para defender mis puntos de vista en clase y no se kden caya2 diganle a sus maestros las cosas de frente eeeee

Anónimo dijo...

Hola con el comentario con elsybret si estoy de acuerdo parese que es una persona muy inteligente ? Pero lo malo que no te creas mucho que todo lo saves en la educacion por que hay otra personas mejor que tu.